miércoles, 16 de abril de 2008

DESCANSE EN JAZZ, OCTAVIO PAZ

En realidad no hemos podido saber si a Octavio Paz le gustaba el jazz o qué pensaba de esta música, pero lo que sí sabemos certeramente es que su obra poética se ajusta perfectamente a las obsesiones estéticas que nos llevan todas las semanas hacia el jazz.

Solo de caprichos vive el hombre, por eso caminamos cada martes la Calle 52, para reunir a los que siempre hemos creído difíciles de juntar. Octavio Paz y el Jazz riman, se llevan bien, suenan a un tiempo. Además, mis queridos amigos, Paz escribió muchos poemas al misterio sublime de las calles, acaso como nuestra Calle:

Mis pasos
en esta calle
resuenan
en otra calle
donde oigo
mis pasos pasar
en esta calle
donde solo
es real
la niebla

OP.

Les dejo aquí los links para que descarguen los cuatro bloques del programa, están en un servidor nuevo, avisen a calle52oeste@yahoo.com.ar si hay algún problema con los enlaces:

Bloque 1
http://www.subelo.es/download.php?file=159Calle%20150408%20O%20PAZ%20BLOQUE%201.mp3

Bloque 2
http://www.subelo.es/download.php?file=864Calle%20150408%20O%20PAZ%20BLOQUE%202.mp3

Bloque 3
http://www.subelo.es/download.php?file=616Calle%20150408%20O%20PAZ%20BLOQUE%203.mp3

Bloque 4
http://www.subelo.es/download.php?file=227Calle%20150408%20O%20PAZ%20BLOQUE%204.mp3


Frente a la Plaza Garibaldi, hay un balcón y detrás una ventana con cortinas rojas y negras. El poeta Octavio Paz, alza la mirada y siete que la ventana es una boca de la que salen las palabras que la tarde de México tiene para decirle, son luminosas, apenas paridas, son palabras con acento y cadencia en el vuelo. Octavio Paz entreabre su boca, las siente andar en el paladar, palabras robadas a la tarde:

Las Palabras.

Dales la vuelta, cógelas del rabo (chillen, putas), azótalas, dales azúcar en la boca a las rejegas, ínflalas, globos, pínchalas, sórbeles sangre y tuétanos, sécalas, cápalas, písalas, gallo galante, tuérceles el gaznate, cocinero, desplúmalas, destrípalas, toro, buey, arrástralas, hazlas, poeta, haz que se traguen todas sus palabras. OP


Ah, me olvidaba, para evocar los años hindúes de Octavio Paz, cuando llegó a ese país como cónsul mexicano, pusimos música de la hermosa y genial Susheela Raman (Foto), una gloria de artista que siempre que podemos difundimos en la Calle 52.

Hasta la próxima, gracias a todos por el afecto.

Miguel GU.

1 comentario:

ESTHER dijo...

Enhorabuena por vuestro programa!

Una idea: más música, y un poquito menos de palabras. Muy buena la música!

Saludos!