lunes, 3 de diciembre de 2007

UN MARTES DE PAN JAZZ CON XUL SOLAR

Finalmente amigos de la Calle 52!!! Finalmente volvemos al aire de la radio con nuestro programa por AM 680, FM 98,9 y http://www.radionihuil.com.ar/ .

Afortunadamente el fútbol descansará por unas horas para que podamos escuchar jazz y enterarnos de algunas cosas de la vida de Xul Solar. Lo prometido, tendremos una entrevista a las 22.30 con el director del Pan Club y el museo Xul Solar, un marchant de gran trayectoria en nuestro país, acaso uno de los más famosos; fudador de la Galería Rubbers que este año cumplió su 50 aniversario.

Natalio Povarché (FOTO) fue una de las personas más cercanas a Xul Solar y nos contará algunos detalles de su vida, la importancia de su obra, el misticismo de Xul, la relación con Jorge Luis Borges y otros temas que seguramente surgirán en la charla .

Oscar Agustín Alejandro Schultz Solari nació en San Fernando (Buenos Aires), en 1887. Entre 1911 y 1924 recorrió Europa y tomó contacto con las vanguardias artísticas, de las que tomó diferentes aspectos con los que creó un estilo muy personal. Fue de los primeros artistas que, en Europa, acogió los movimientos de vanguardia: cubismo, fauvismo, futurismo, expresionismo, surrealismo, y principalmente Paul Klee; pero suyos son los símbolos oníricos que aducen un ámbito de fábula por la firmeza del color, habitando sus espacios por curiosas figuras: soles, castillos, caminos, montañas, serpientes, horóscopos, laberintos, signos. A su regreso a Buenos Aires, entre 1924 y 1927, colaboró como ilustrador en la revista Martín Fierro.

Personaje excéntrico e ingenioso alcanzó una gran cultura, que exhibía con sencillez y gracia poco común. Como indicativo de la misma cabe señalar que se expresaba en diez idiomas, configuró una importante biblioteca, era lector de todas las materias, interesado en religiones orientales o en leyendas.

Jorge Luis Borges lo definió como "Hombre versado en todas las disciplinas, curioso de todos los arcanos, padre de escrituras, de lenguajes, de utopías, de mitologías y astrólogo, perfecto en la indulgente ironía y en la generosa amistad, Xul Solar es uno de los acontecimientos más singulares de nuestra época".

Su pintura acoge un mensaje esotérico, el cual le califica y define con carácter original y lo aparta del automatismo surrealista. Es su lenguaje neocriollo, cuya teoría estética es fundada en consideraciones astrológicas. Se nutre de inocencia, sabiduría hermética e ironía. En su producción local, se colma de otros signos: escaleras, torres, cúpulas, muros, grafía. máscaras, mostrando mayor preocupación por su exotismo que por soluciones plásticas. Cada uno de sus pequeños cuadros en acuarela encierra una anécdota, un relato resuelto mediante signos pictográficos.

Xul Solar, por la calidad de su pintura de contenido poético y metafísico cuando no de concepción mística y visionaria, no tiene ni ascendencia ni descendencia en el arte latinoamericano.

Los símbolos que imperan en las pinturas de Xul son dragones, banderas, serpientes, altares, imágenes de tarot, signos astrológicos, esvásticas y escaleras. Xul adepto al esoterismo, compartió esas inquietudes en muchas ocasiones con su gran amigo: Jorge Luis Borges. Coincidencias de dos espíritus devotos de lo fantástico. Varias tardes el escritor y el pintor se reunieron en una casa de Buenos Aires, ubicada en Laprida 1212. Actualmente allí existe el Museo Xul Solar. Allí aún perdura una de las mejores bibliotecas que el creador de Ficciones vio jamás. Cerca de aquella biblioteca de volúmenes en varios idiomas sobre los saberes de Oriente y Occidente, Xul y Borges se abocaban a una gozosa y compartida lectura de Swedenborg y Blake, otros místicos como el habitante de la casa de la calle Laprida. Ni bien regresó a Buenos Aires, Xul se integró a la vanguardia de la revista Martín Fierro, donde también palpitaron Macedonio Fernández, Borges y Girondo. En otro importante creador literario de la Argentina, en Leopoldo Marechal, Xul causó una candente impresión.

En la excelsa obra de Marechal, en Adán Buenos Ayres, en su séptima parte, se narra el descenso al infierno iniciado en Saavedra, un barrio de Buenos Aires. El narrador y el astrólogo Schultze iniciaron su incursión en Cacodelphia, la ciudad de la tribulación y el sufrimiento, contraparte de Calidelphia, la ciudad celestial. El astrólogo Schultze es al mismo tiempo Xul Solar, nuestro pintor visionario.

Durante todo el programa tendremos fragmentos de la voz de Jorge Luis Borges hablando de su más extraño y talentoso amigo: Xul Solar. Todo acompañado de jazz y músicas del mundo, tratando hacer honor a los pan juegos y a la pan música imaginada por Xul.

Bueno amigos, les dejo aquí también unas imágenes para que conozcan al resto del equipo:
Miguel García Urbani junto a Daniel Reboredo, el técnico de sonido, Jasón de los potenciómetros que nos pone al aire todos los martes y nos registra en formato digital para que ustedes puedan descargar los audios del blog.



Aquí junto a la dama de Calle 52, Patricia Alanís, una voz agradable entre tanto tono jupiterino, encargada de la locución y el trabajo de poner en contexto a los oyentes con datos e informaciones durante las dos horas.



Los esperamos esta noche a las 22; el miércoles 5 ya estarán colgados los audios del programa aquí, por sino lo pudieron escuchar en directo. No oliven dejar sus comentarios.


Miguel GU.

2 comentarios:

Liliana Vicenteño. dijo...

Un saludo afectusoso a todo el equipo que hace posible el programa de Calle 52 Oeste, me da mucha emoción coconerlos a través de las fotos.

Les mando un abrazo desde México

JavierC dijo...

Saludos coterraneos ..desde el Sur les dejo un extracto de El Volcan[Malcolm Lowry]
()Sobre Otras Calles...

En la Calle no soplaba el menor viento y ambos caminaron un trecho sin proferir palabra , escuchando solo el babel de la fiesta que iba en aumento a medida que se aproximaban a la ciudad.Calle de la Tierra del Fuego , 666.